Seleccionar página

Como afrontar las críticas - vickimuns - Imagen Gala Rodriguez-compressed

 

Creo que a todos y todas nos ha pasado alguna vez que nos ha molestado alguna crítica. Y algunas nos siguen molestando y si además vienen de alguien en concreto con quién no tenemos lo que se denomina feeling , ni te cuento. Nos sientan fatal.

Crítica que proviene de “crisis” se define como aquella reacción u opinión personal sobre un tema en la que se manifiestan nuestras evaluaciones y juicios.

La crítica puede llegar a intimidar y a frustrar… Primero los ojos se nos abren como platos, encendemos nuestro diálogo interno ¡Pero que se habrá pensado! y podemos terminar con un enfado, con actitud defensiva, con un «¡y tu más!» (aunque no lo digas en voz alta) y diciendo cosas a las que luego tocará arrepentirse.

No se pueden evitar

Tenemos varias opciones, pillar la rabieta, hacer “oídos sordos”, resignarnos o afrontar las críticas. Lo que si está claro es que la críticas no se pueden evitar, con razón o sin ella forman parte de nuestra comunicación interpersonal y desempeñan un papel importante en nuestras relaciones personales y profesionales.

«… Un hombre y su hijo se disponían a ir al mercado. Al alba, se pusieron en ruta: él, a lomos del burro; su hijo caminando detrás. Al verlo, la gente exclamó: ¡Habráse visto! ! ¡Qué hombre tan desalmado que viaja a lomos del burro mientras su hijo va a pie! Al día siguiente, el padre le sugirió al hijo que fueran al revés para no molestar a los caminantes. El hijo se subió al burro, y el padre caminó. Pero escucharon este comentario: ¡Qué mal educado está ese hijo! Para él ir sentado, hace andar a su padre. El tercer día, a fin de evitar nuevas observaciones impertinentes, el padre propuso que fueran los dos andando y que llevaran el burro detrás. La gente vociferó: ¡Serán tontos de no subirse al burro! A la vez siguiente, se montaron los dos encima del burro para ir al mercado. Pero los aldeanos indignados se compadecieron del pobre animal y de la carga que tenía que llevar a cuestas. Cuando al final llegaron al pueblo llevando entre los dos el burro en brazos, oyeron decir: ¡Hay que ser bobo de llevar al burro en vez de subirse a él!»  Fábula popular.

Aprendiendo a afrontar las críticas

Aprender una habilidad social necesita de práctica, práctica y práctica. Aquí van tres ideas simples y fáciles para poner —valga la redundancia— en práctica.

  • Escucha activamente aquello que te están diciendo, procesa la información y pregunta, pregunta y pregunta todo aquello que creas que puede ofrecerte valor. Pedir sugerencias y recomendaciones va a convertirla en constructiva.

«Detrás de toda critica negativa se esconde una pregunta realmente buena» Robert Dilts.

  • Lo que decía antes, si notas que vas a perder los papeles, a ponerte a la defensiva o responder a la crítica con otra crítica ¿Sabes contar hasta diez, verdad? Contar hasta diez o recitar el abecedario son remedios fáciles y populares que funcionan para gestionar la rabieta y gestionar la situación. Hazlo mentalmente y sobretodo no muevas un solo músculo de tu cara.
  • ¿Tiene la crítica una base sólida? Me explico ¿Tiene fundamento o es fruto de la envidia o de la revancha? No hace falta decir nada si la envidia y el desquite están presentes.
Y si necesitas apoyo extra siempre puedes utilizar como mantra esta frase de  Gretchen Rubin autora de The Happiness Project:

“Doy la bienvenida a las críticas. Esa persona me está ayudando. Tengo ganas de escuchar lo que sea necesario para mejorar mi trabajo”.

Imagen: Gala Rodríguez – unsplash.com