Seleccionar página
Cerrar el blog, si o no… That’s the question

Cerrar el blog, si o no… That’s the question

Cerrar el blog. That's the question
Pues si Guillem, tu post Un café con Fran: Del Bar al blog y de ahí a Facebook  junto con el post de Puro Marketing llegan en el momento oportuno, cuando me estoy planteando cerrar el blog. Soy de las que siempre ha defendido que «el blog es tu casa digital» sea un blog personal, profesional, de viajes, de moda, economía etc. Es tu espacio y eres libre de plasmar y compartir tus ideas, conocimientos, fotografías, etc. Defiendo ante pequeños comercios y empresas la necesidad de tener un blog antes de lanzarse a la piscina y abrir cuentas en todas las redes sociales. Porque las redes sociales son solo eso, medios, donde puedes compartir aquello que publicas en tu blog. ¿O ya no? Por ciertas circunstancias, por tener diferentes frentes abiertos y diferentes objetivos dedico muy poco tiempo a actualizar el blog, a escribir, a publicar.  ¿Será el momento de simplificar, de hacer limpieza? ¿Quizá sea momento de cambiar el chip y publicar solo en las redes sociales? Porque mantener actualizado un blog requiere tiempo, constancia, dedicación y también tener en cuenta una estrategia, planificar o cuidar el SEO. Pero en las redes también, aunque parece que nos soltamos más por su rapidez e inmediatez. Y aquí llega la frase de Guillem en el post: «Somos demasiado esclavos de Google«, una frase que me resuena, ese darse cuenta, mi momento ¡ahá! Pues si, qué si más de 300 palabras, que si la palabra clave, que si el título SEO, que si las etiquetas, el atributo alt de las imágenes, etc. ¿Y si no le diera tanta importancia a Google? ¿Cambiaría algo? El gris también existe…
En el término medio está la virtud, decía  Aristóteles.
Siguiente pregunta: ¿Qué es lo que voy a hacer con esta información? Un insight no es una solución. Un insight es aquello que te permite encontrar la solución, te da una pista a seguir. Manos a la obra, periodo tormenta de ideas (o brainstorming) en modo on. Y un nuevo post en el blog con muchas preguntas. Mil gràcies Guillem!! Considero a Guillem Recolons (@guillemrecolons) una gran PERSONA sí, de esas auténticas, de las que van con mayúsculas y además es todo un profesional en marca personal, consultor de personal branding, consultor en comunicación y transformación digital, además de bloguero y runner. Descubrí a Guillem en Twitter, le seguí en su #goodmorningspain y nos pudimos desvirtualizar con un walking que no un running (los dos recuperándonos) en el precioso Empordà.
Estar en la red, sí o sí… pero no de cualquier manera

Estar en la red, sí o sí… pero no de cualquier manera

Estar en la red sí o sí pero no de cualquier manera - comunicación online

Vivimos conectados, hiperconectados y para más inri infoxicados

Personas, profesionales, comercios, pequeñas, medianas y grandes empresas, todos de alguna u otra forma estamos en la red. Puede que estemos porqué todo el mundo dice que hay que estar o porque realmente entendamos que el «mundo digital» —ese mundo aparte, como algunos lo llaman— está aquí y ha venido para quedarse con una nueva forma de contactar, comunicar y relacionarnos.

Las personas, las protagonistas de la red

Con los medios sociales la comunicación ha pasado de ser unidireccional – exponemos una idea, las personas la reciben y no hay respuesta, no hay feedback- a ser multidireccional, la comunicación va en todas las direcciones y nos convertimos tanto en emisores como receptores.

Así es como los medios sociales se convierten en una gran herramienta, plataformas donde las personas toman el protagonismo, preguntando, compartiendo, recomendando, valorando, calificando y opinando, contribuyendo en la imagen profesional y en la reputación de una marca.

Lo quieras o no, estás

Puede que no estés dado de alta en ninguna red social, ni tampoco dispongas de una web o blog y puede y es muy probable que tu nombre o negocio aparezca en alguna búsqueda. Ya sea a través de una asociación de comerciantes que incluya tu nombre, una recomendación, un comentario —por una experiencia positiva o negativa— por una etiqueta en alguna fotografía o por una localización en un mapa, apareces en Google.

El hecho es que, ya que estás y tienes la oportunidad de estar y ser.. ¿por qué no hacerlo de la mejor manera posible? ¿No es mejor que seas tú el responsable de la información que aparece en la red sobre tu negocio en vez de dejarla en manos de los demás?

Entre los medios sociales encontramos los blogs, dos de los plataformas más conocidas, Blogger y WordPress, las redes sociales, entre ellas, las horizontales como Facebook y Google+ que buscan la interrelación en general, las verticales dirigidas a un tipo de público como LinkedIn, red profesional o Pinterest ideal para organizar y compartir imágenes o los microblogs como podría ser Twitter.

Los medios sociales te pueden ayudar y mucho

Por un lado, si tus clientes —clientes reales y posibles clientes— , consumidores o usuarios, son lo más importante en tu negocio, el objetivo principal en los medios y en las redes sociales será aportarles información interesante, útil y de valor.

Por otro lado, las redes sociales sirven para encontrar información relevante de otras empresas, encontrar a tu competencia o encontrar comercios y profesionales con la posibilidad de crear sinergias, entablar relaciones y porqué no, generar nuevas oportunidades de negocio.
Las redes sociales son ideales para establecer contactos, conseguir seguidores, fidelizar al cliente y conseguir de nuevos.

No hace falta estar en todas las redes, no

Hay infinidad de perfiles de empresas o negocios creados en las redes que no están actualizados. Cuentas abiertas en Twitter en el que el último tweet fue de hace un año, páginas de Facebook sin la información básica, y esto es peor que no estar.
¿De qué sirve abrir una página en Facebook si los horarios que aparecen no concuerdan con los reales? ¿Qué piensas cuando la fecha del último tweet o de la última publicación en la página es de hace más de un año? ¿Te genera confianza?
Conocer a tu público, saber por dónde se mueve, dónde interactúa es lo que va a marcar qué redes sociales y aplicaciones serán las más adecuadas para tu negocio, comercio o profesión.

¿Por dónde empezar?

No vale leer un manual con los mejores consejos de como estar en la red y luego no pasar a la acción. Si es necesario acude a alguien que pueda asesorarte, si crees que puedo ayudarte contacta conmigo.

Una vez sabes qué haces, cómo lo haces, para qué lo haces y a quién te diriges, invierte en una web, gratuita o de pago. Tu sitio web es tu casa en el entorno digital, donde tú eres el responsable de la información que contiene. Puedes plantearte si escribir sobre tu tema en un blog puede ayudarte a conectar con tu público.

Elige las redes sociales dependiendo de tu público, teniendo en cuenta el tiempo que vas a disponer para actualizarlas y gestionarlas y tus recursos. Quizá necesites algo de formación o asesoramiento. Antes de lanzarse a abrir cuentas en las redes, elige un par de ellas, aprende y valora cómo funcionan. Como dice el refrán, más vale poco y bueno que mucho y malo.

Hablar solo de ti o de tu negocio en las redes no dará frutos. No suele ser recomendable utilizar las redes solo como escaparate de tus productos y servicios.

Ten a mano tu estrategia y tu plan de trabajo en las redes sociales, ¿qué quieres conseguir? ¿Cómo lo vas a conseguir? ¿Qué contenidos vas a publicar? etc.

Encontrar información en la red es muy fácil, puedes encontrar lo que quieras, por lo tanto, será imprescindible añadir alguna cosa más, colaborar, compartir información valiosa, aportar soluciones, resolver dudas, responder las «preguntas frecuentes» y comunicar tu propuesta de valor —aquello por lo que tus clientes te escogen a ti y no a otro— desde la autenticidad y la coherencia, transmitiendo y generando confianza.

Y paciencia, los resultados no vienen en cuatro días.

Saludos!

Cómo afrontar las críticas

Cómo afrontar las críticas

Como afrontar las críticas - vickimuns - Imagen Gala Rodriguez-compressed

 

Creo que a todos y todas nos ha pasado alguna vez que nos ha molestado alguna crítica. Y algunas nos siguen molestando y si además vienen de alguien en concreto con quién no tenemos lo que se denomina feeling , ni te cuento. Nos sientan fatal.

Crítica que proviene de “crisis” se define como aquella reacción u opinión personal sobre un tema en la que se manifiestan nuestras evaluaciones y juicios.

La crítica puede llegar a intimidar y a frustrar… Primero los ojos se nos abren como platos, encendemos nuestro diálogo interno ¡Pero que se habrá pensado! y podemos terminar con un enfado, con actitud defensiva, con un «¡y tu más!» (aunque no lo digas en voz alta) y diciendo cosas a las que luego tocará arrepentirse.

No se pueden evitar

Tenemos varias opciones, pillar la rabieta, hacer “oídos sordos”, resignarnos o afrontar las críticas. Lo que si está claro es que la críticas no se pueden evitar, con razón o sin ella forman parte de nuestra comunicación interpersonal y desempeñan un papel importante en nuestras relaciones personales y profesionales.

«… Un hombre y su hijo se disponían a ir al mercado. Al alba, se pusieron en ruta: él, a lomos del burro; su hijo caminando detrás. Al verlo, la gente exclamó: ¡Habráse visto! ! ¡Qué hombre tan desalmado que viaja a lomos del burro mientras su hijo va a pie! Al día siguiente, el padre le sugirió al hijo que fueran al revés para no molestar a los caminantes. El hijo se subió al burro, y el padre caminó. Pero escucharon este comentario: ¡Qué mal educado está ese hijo! Para él ir sentado, hace andar a su padre. El tercer día, a fin de evitar nuevas observaciones impertinentes, el padre propuso que fueran los dos andando y que llevaran el burro detrás. La gente vociferó: ¡Serán tontos de no subirse al burro! A la vez siguiente, se montaron los dos encima del burro para ir al mercado. Pero los aldeanos indignados se compadecieron del pobre animal y de la carga que tenía que llevar a cuestas. Cuando al final llegaron al pueblo llevando entre los dos el burro en brazos, oyeron decir: ¡Hay que ser bobo de llevar al burro en vez de subirse a él!»  Fábula popular.

Aprendiendo a afrontar las críticas

Aprender una habilidad social necesita de práctica, práctica y práctica. Aquí van tres ideas simples y fáciles para poner —valga la redundancia— en práctica.

  • Escucha activamente aquello que te están diciendo, procesa la información y pregunta, pregunta y pregunta todo aquello que creas que puede ofrecerte valor. Pedir sugerencias y recomendaciones va a convertirla en constructiva.

«Detrás de toda critica negativa se esconde una pregunta realmente buena» Robert Dilts.

  • Lo que decía antes, si notas que vas a perder los papeles, a ponerte a la defensiva o responder a la crítica con otra crítica ¿Sabes contar hasta diez, verdad? Contar hasta diez o recitar el abecedario son remedios fáciles y populares que funcionan para gestionar la rabieta y gestionar la situación. Hazlo mentalmente y sobretodo no muevas un solo músculo de tu cara.
  • ¿Tiene la crítica una base sólida? Me explico ¿Tiene fundamento o es fruto de la envidia o de la revancha? No hace falta decir nada si la envidia y el desquite están presentes.
Y si necesitas apoyo extra siempre puedes utilizar como mantra esta frase de  Gretchen Rubin autora de The Happiness Project:

“Doy la bienvenida a las críticas. Esa persona me está ayudando. Tengo ganas de escuchar lo que sea necesario para mejorar mi trabajo”.

Imagen: Gala Rodríguez – unsplash.com

Twitter y búsqueda de empleo: Tu perfil

Twitter y búsqueda de empleo: Tu perfil

Twitter y empleo

Los medios y redes sociales están aquí y han venido para quedarse. No hay excusas para no esta presente en las redes sociales tanto si tu principal trabajo en la actualidad es buscar un empleo o si quieres transformarte profesionalmente.

Ahora, es un sí o sí estar en las redes. Cuidado, tampoco es necesario estar en todas y solo estar cuándo te has quedado sin empleo no es lo más recomendable.

Twitter es una excelente herramienta de comunicación para usuarios y marcas y ofrece a los profesionales de RRHH, a los reclutadores información valiosa sobre posibles candidatos.

«Cuando hablamos de buscar empleo, LinkedIn sigue siendo la red social en la que más confían los españoles, como ha señalado el 87,5%. Para el 29,5%, en cambio, Twitter es más apropiada, y para el 27,7%, Facebook». Informe Global Adecco: Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0 (II) 

Este artículo puede interesarte si estás buscando empleo, si tienes en mente cambiar de trabajo o conocer que se cuece en tu sector, en definitiva, si quieres sacarle partido y darle un uso más profesional a tu cuenta de Twitter. Twitter puede ser tu red aliada para transmitir y dar visibilidad a tu marca personal, facilitarte contactos y conexiones, establecer vínculos y aprender muchísimo.

Si crees que no vas a poder dedicarle tiempo, si crees que no vas a ser capaz de entender como funciona, si vas a dejar que tu foto de perfil sea un huevo, para un momento y valora abrir una cuenta. Eso no sería estar en la red. Estar lo estarás pero  ¿de qué manera?

Tu perfil de Twitter

  • Tu nombre, debe ser el real, claro y completo para dar más transparencia y credibilidad. Pasa a menudo que no eres el único con tu nombre, en ese caso haz lo posible para que coincida al máximo. En cuanto a tu nombre de usuario (precedido por la arroba @tunombre), lo mismo, claro, que se pueda recordar y si no es posible tu nombre entero haz que coincida al máximo.
  • La foto de perfil con tu rostro, que se te reconozca y no olvides tu sonrisa. Como dice en la bio Paula Fernández Ochoa (@paulafdezochoa): «La sonrisa no quita profesionalidad», acertadísimo. Ten en cuenta las medidas, para el perfil son 400 x 400 px.
  • Tu bio: Tu biografía es la información concisa en 160 caracteres que resume quién eres, define tus competencias laborales y/o logros profesionales. Es como un mini currículum, pero es recomendable equilibrar el contenido sobre tus conocimientos y habilidades profesionales con tu información personal. Trabájala, reléela, haz las modificaciones necesarias hasta que des con aquella que refleje tu personalidad y refleje aquello que quieres conseguir.
  • Puedes optimizar tu bio con palabras clave precedidas por la #, hashtags, sobre tu profesión, tu sector o tus intereses profesionales, usándolas con moderación. Puedes mencionar la cuenta de Twitter en la que colaboras y anotar de que van a tratar tus tuits. Necesario, que sea una «bio humana» ¿Con qué disfrutas? ¿Cuál es tu hobby? y algunas recomendaciones más: olvídate de «experto en…» o «gurú», olvídate de abreviar, de pedir que te sigan, olvídate de las mayúsculas que parecen gritos. Apuesta por una biografía sencilla, clara, concreta y si es posible creativa.
  • Justo debajo de la bio en el perfil se incluye la localización. Puede que te interese añadir el lugar donde vives para que tu perfil sea más concreto.
  • En la sección de enlace incluye la url —mejor no utilices acortadores— de tu blog, de tu cuenta en LinkedIn o de about.me.
  • La cabecera es recomendable que complemente a tu bio. Las medidas son 1500 x 500 px. (máx. 3MB). Inserta una imagen de tu blog o si eres creativa/o créala, por ejemplo, en canva.com.

Una cuenta de Twitter aparece en los resultados de búsqueda de Google. En breve Google mostrará también tuits en los resultados, en EEUU ya funciona.

Y hasta aquí un perfil de Twitter básico profesional. Ahora toca llevarlo a la práctica. Si tienes alguna idea más o quieres compartir tu opinión estaré agradecida si me dejas tu comentario.

¿Sintonizamos? Ideas para crear sintonía y una comunicación fluida

¿Sintonizamos? Ideas para crear sintonía y una comunicación fluida

¿Sintonizas? Ideas para mejorar tu comunicación y crear sintonía

No podemos no comunicar, siempre estamos comunicando.

Al igual que la respiración, la comunicación es la base de nuestra existencia. En eso estamos de acuerdo la mayoría, ahora, ¿cómo nos comunicamos?

Cuando nuestro lenguaje no verbal (la mirada, los gestos, el tono de voz, la postura) y nuestro lenguaje verbal van de la mano, pensar, decir y actuar en una misma dirección podemos decir que somos coherentes en nuestra comunicación y que en un tanto por ciento muy alto nuestro mensaje se entenderá.

Para ello primero es necesario observar cómo es tu comunicación, saber qué, cómo y para qué quieres comunicar. De esta manera, poniendo en práctica y observando podemos modificar nuestra comunicación para transmitir aquello que realmente queremos transmitir.

Cuando existe esta coherencia entre el lenguaje verbal y corporal entre dos o más personas, la comunicación fluye y es entonces cuando hablamos de conexión, de sintonía como la adaptación y el entendimiento entre dos o más personas.

¿Cómo podemos crear esa «sintonía»? ¿Cómo conectamos?

Una comunicación fluida, algo que con amigos es más fácil de conseguir de manera inconsciente debido a nuestras afinidades puede convertirse en «complicado» cuando desconoces a quién tienes delante y desconoces sus intereses.

En PNL (Programación Neuro Lingüística) existe una técnica, llamada rapport que tiene por finalidad crear un ambiente en la comunicación en el que sea posible sintonizar con quién tenemos delante, transmitiendo aquello que realmente queremos transmitir con entendimiento y respeto.

Del rapport asoman las siguientes ideas para «sintonizar». Puede parecer complicado empezar a experimentar con todas las opciones que se detallan más abajo. Aconsejo escoger una opción a entrenar y empezar a practicar con quien tengas al lado. Poco a poco ve aumentando e integrando más opciones.

¿Sintonizamos?

Sintonizamos - vickimuns - coaching» Entra en “modo receptivo”, escuchando activamente y respetando el modo de pensar y la opinión de la otra persona, interesándonos por ella y haciéndole saber que la entendemos. Evita los prejuicios y los juicios.

» Adapta su misma postura, iguala sus movimientos corporales, sus gestos, su manera de sentarse, sus guiños… sin pasarte, hazlo sutilmente. Cuando realices esta practica, ve cambiando tu postura, modifícala y observa si la persona con la que mantienes la conversación imita tu postura (esta es una evidencia del rapport)

» Observa su respiraciónLa respiración nos «dice» muchas cosas, la frecuencia, el modo, lenta o rápidamente, profunda o superficial… Después acompásala.

» Iguala su tono de voz, procura hablar a la misma velocidad y al mismo ritmo. Evita la palabra “pero” después de una frase positiva como “Me parece buena esta idea pero se podría mejorar»  puedes cambiarla por “y» «Me parece buena esta idea y se podría mejorar” ¿a qué te suena diferente? Utiliza las mismas palabras que utiliza la persona para responder o preguntar, como  “Ayer lo pasé fatal» preguntando, «Qué es lo que te hizo pasarlo fatal?”

» Identifica y acompasa con su patrón comunicativo, ¿Visual, auditivo o cinestésico? Aunque todos utilizamos cada uno de estos patrones, visual, auditivo o cinestésico (sensaciones), predomina en nosotros un sistema más que otro. Imprescindibles, los utilizamos para percibir el mundo, para pensar, para recordar, para aprender y así es como luego lo comunicamos. Un ejemplo práctico: Elena, Juan y Miguel tienen el mismo coche. A Elena le importa el confort del coche, a Juan la estética y a Miguel le gusta escuchar el suave sonido del motor.

Para tener una idea de cada patrón, una persona en la que predomine lo visual se fijará más en los detalles y generalmente prestará más atención a su imagen, pudiendo hablar rápido y en su lenguaje encontraremos podemos encontrar frases como “está bien visto”, “me alegra la vista”, “me imagino su cara». Una persona más auditiva adoptará una actitud más tranquila que un visual, posiblemente les gustará la música y la lectura, también cuidará más sus palabras y en su lenguaje vamos a encontrar frases como “esto me suena”, “me resuena”, “oídos sordos”.  Finalmente una persona cinestésica tendrá un aire más relajado, la comodidad podría ser una de sus prioridades, hablará sin prisas y tenderá a decir frases como  “me lo tomo a pecho”, “me enfrío”, “no toca con los pies en el suelo”, “esto me huele mal” (olfativo).

¿Te atreves a descubrir el patrón comunicativo de tu pareja, de un amigo, de tus hijos o tu jefe?

Y hasta aquí algunas ideas para crear sintonía y hacer tu comunicación más efectiva y afectiva. Si quieres seguir «sintonizando» y necesitas una mano no dudes en contactar conmigo.

«Para poder comunicarnos con alguien, el primer logro es llegar a ser sinceros con los propios sentimientos. A esta capacidad de ser sincero emocionalmente la llamo congruencia». Virginia Satir

Diagnosticar antes de prescribir

Diagnosticar antes de prescribir

Diagnosticar antes de prescribir | vickimunsEn una ocasión me acerqué a una tienda de telefonía, necesitaba una tarjeta SD con capacidad de 8GB. Llegó mi turno y le pedí a la dependienta lo que quería. Amablemente me habló de las ventajas de comprar una tarjeta de mayor capacidad a lo que le comenté que para el uso que quería darle sólo necesitaba una de ocho.  La dependienta siguió insistiendo…”tendrá más capacidad, por precio vale la pena» etc, etc.
Conocedora de las entrañas del mundo de la telefonía móvil, pensé que probablemente quería conseguir unos objetivos marcados y cobrar su comisión, quizá me equivocaba. Le agradecí su información: “Gracias, de momento sólo necesito una tarjeta de 8GB”, le explique de nuevo mis argumentos y… volvió a empezar. Mi fisiología cambió “Perdona, sólo necesito una tarjeta SD de 8GB para este móvil” y finalmente la dependienta me entregó y facturó la tarjeta de 8GB.

Antes de todo escucha, comprende, diagnostica y luego prescribe.

En otra ocasión tenía que hacer unas compras en una tienda de ropa comercial conocida en la que normalmente no hay necesidad de acudir a una dependienta. Ese día tenía algo de prisa y sabía muy bien que quería, así que me dirigí a una de las dependientas para que me ayudara a encontrar lo que necesitaba. Encontré una dependienta con una agradable sonrisa, activa y atenta que escuchó y se anotó en un papel todos los colores y formas posibles para encontrar en el almacén aquello que necesitaba y en su defecto mostrarme algo que podía encajar con lo que yo le había comentado. Me preguntó si tenía que hacer algunas compras más por la zona, tardaría como mucho diez minutos en hacer la gestión. No pude decir que no. Entré por la tienda, enseguida me vio y me mostró lo que necesitaba. Quedé encantada. Le comenté lo bien que me había tratado y le di las gracias.

 

La diferencia está en “diagnosticar antes de prescribir”, principio incluido en el quinto hábito del libro de Stephen R. Covey “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, uno de los elementos de la comunicación empática, un principio válido para todas las áreas de nuestra vida y una marca para las profesiones en las que las relaciones interpersonales juegan un papel importante y nos da algunos ejemplos, un abogado recoge primero los hechos, las leyes, los antecedentes para preparar la defensa, un ingeniero debe comprender las fuerzas y las tensiones para diseñar un puente. Sucede lo mismo en un proceso de coaching, el coach no prescribe ni juzga, si escucha y pregunta para comprender la situación en la que se encuentra la persona y poder así acompañarla en la consecución de su meta y objetivos.

Para que un vendedor sea efectivo necesita generar confianza, aprendiendo a diagnosticar, a comprender y valorar las necesidades y la situación del cliente para ofrecer el producto que necesita. Sin preguntar, sin interés, sin comprender no es posible generar confianza.

El resultado de escuchar, de estar presente con los cinco sentidos, de ponerse en los zapatos del otro es mayor y mejor que centrarse en uno mismo y sólo tener en mente los objetivos profesionales a conseguir.

El vendedor aficionado vende productos. El vendedor profesional vende soluciones a las necesidades y problemas. Stephen Covey