Seleccionar página

Para muchos “decir no” puede parecer un problema, para muchas un problemón y es que parece ser que a las mujeres nos cuesta más negarnos ante una petición, y, sacrificamos más nuestro tiempo para ocuparnos de tareas y necesidades ajenas.

¿Porqué nos cuesta tanto decir no?

Muy probablemente queramos evitar una discusión o un enfrentamiento o nos apoyemos en la creencia de que ayudando a los demás, éstos responderán cuando les solicitemos una demanda y puede ser cierto o porqué creamos que es de mala educación.

A una petición de un familiar o amigo querido probablemente le diremos “si” porqué sabremos que es importante para esa persona y querremos hacerla, pero muchas veces nos comprometemos a realizar diferentes demandas en el ámbito laboral, familiar y social, y, sin darnos cuenta entramos en una rueda, dificultades en el trabajo, con la pareja, la familia, problemas de salud, afloran los nervios, el estrés, etc.

El tiempo es un recurso insustituible, disponemos de 24 horas al día y no es posible hacerlo todo, tampoco podemos olvidar que cuando aceptamos ocuparnos de alguna tarea, estamos diciendo “no” a otras actividades que podríamos disfrutar en ese tiempo. Cuando eliges, también renuncias a algo, un si implica un no, un no implica un si.

 

¿Qué puedes hacer antes de aceptar una petición?

¿Realmente quiero hacer lo que me piden? Pregúntate cuál es la finalidad de la petición. ¿es interesante e importante para mí? ¿interrumpe o concuerda con mis planes u objetivos?

Valora tus recursos. ¿tengo los suficientes recursos para realizarla?, ¿de qué recursos dispongo?, ¿cómo la realizaré?, ¿cuándo la voy a iniciar y finalizar? Decide entonces si puedes y quieres comprometerte.- Tómate tu tiempo para pensar, revisar tu agenda y decidir.

Decir “no” es una habilidad y podemos aprenderla ¿Cómo? Practicando, expresando tus sentimientos de forma asertiva, siendo firme, sin agresividad, dando pocas explicaciones para no caer en las justificaciones y respetando a los demás.

“No puedes ser dueño de tu vida si no aprendes a ser dueño de tu tiempo”

Vicki Muns

 

*Este artículo fue publicado primeramente en el Blog Thiomucase en el que colaboro habitualmente. Imagen Thiomucase.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies