Seleccionar página

Viajando con poco equipaje|vickimuns.com|Foto Steven Lewis

Te vas de vacaciones, estás haciendo la maleta… ¿Llevas más cosas de las necesarias? ¿Te llevas ropa por si…?

Durante algunos años estuve viajando en moto, con lo cual por tema de espacio mi equipaje era reducido, un par de alforjas, una mochila en el porta equipajes trasero y una bolsa en el depósito, para dos. Viajaba con lo indispensable, con la costumbre de llevar jabón para lavar la ropa a mano.

Recuerdo en algunas ocasiones, durante esa época que, cuando me escapaba en coche añadía una bolsa más a mi equipaje… total como hay espacio, un par de zapatos más y un par de libros… y a la vuelta algunas prendas seguían intactas, los libros extra habían vuelto sin empezar, eso si algo más arrugados. Y se quedó en eso, en una época.

Me sorprendía ver las llenas y enormes bolsas de algunas de mis amigas para pasar el puente de Semana Santa en la playa, al igual que puede parecer menos curioso este post a minimalistas rigurosos.

Un par de bolsas de viaje grandes que casi no había utilizado me seguían en cada mudanza, hasta la cuarta. En la cuarta mudanza me deshice de ellas y decidí quedarme solo con una mochila de 35l.  (la actual ya es la tercera) que me ha acompañado en viajes y escapadas independientemente de la duración del viaje, desde un fin de semana a un mes, a veces llena hasta arriba, a veces medio vacía.

Quizás, por el tipo de viaje o por ciertas circunstancias algún día necesitaré llevar más equipaje, no lo descarto. Las cosas cambian y nosotros también, lo que hoy no me es útil quizá mañana si. De momento los 35l me sirven y me han servido durante años.

“Aquél que quiere viajar feliz, debe viajar ligero”. Antoine de Saint-Exupery

A no ser que pongas piedras, los 35l son cómodos, al menos con mi ropa, zapatos y demás, el peso y las dimensiones son para mí las ideales para transportarla y mi espalda no sufre.

Si vuelas, no hace falta facturar, ésta cumple con las dimensiones con lo cual no haces colas esperando maleta, cuesta poco almacenarla en los compartimentos y la tienes a mano. La mochila también me acompañó, durante algunos veranos navegando. En un velero tienes poco espacio para almacenaje aunque sí muy bien repartido y es de rigor que esté organizado.

No hay que olvidar los diferentes bolsillos de la mochila para organizar y ordenar las cosas pequeñas (Kleenex, bolígrafo, e-reader- Ipod…)

En cuanto a la ropa es necesario algo de creatividad, escoger prendas que tiendan a arrugarse lo menos posible, que sequen rápido, que combinen entre sí y tengan diferentes posibilidades como vestirse a capas. Ropa la necesaria, sin olvidar el destino y la lista de actividades que se van a realizar en él.

Y aunque suene a tópico para mi es primordial planificar el equipaje haciendo una lista con todo lo necesario. Apunta todo lo que se te ocurra que te puedes llevar, revísala, activa el modo realista y elimina aquello que respondería a un “esto por si…”. Escoge una maleta, bolsa o mochila que te sea cómoda y vuelve a revisar tu lista si es necesario.

bundle-wrappingTambién es curioso aprovechar para probar nuevas maneras de meter la ropa en la maleta como ésta que he encontrado en OneBag (clic en la imagen para agrandar). Para la próxima lo pruebo.

Y si tienes niños quizá te interese leer este post de Inma Torres (@iVidaenPositivo) en su blog: Cómo viajar con niños sin parecer que vais de mudanza.

Disfrutad de las vacaciones y por cierto ¿cómo es tu equipaje?

*Imagen: Steven Lewis | unsplash.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies