Seleccionar página
Algunas diferencias entre terapia y coaching

Algunas diferencias entre terapia y coaching

Algunas diferencias entre terapia y coaching · vickimuns.comTerapia, coaching… ¿El coaching es terapia? A menudo me encuentro con personas que piensan que coaching y terapia es lo mismo o que el coaching es un método para hacer terapia.

Con este post, mi idea es dar a conocer las diferencias entre terapia y personal, profesional que bajo mi punto de vista existen. Me gustaría aclarar que si existen terapeutas y terapias como la terapia humanista o la terapia Gestáltica entre otras que comparten algunas de estas diferencias.

Si bien es cierto que el coaching como método y con las distintas herramientas de las que se nutre (PNL, inteligencia emocional, análisis transaccional o psicología positiva entre otras) puede producir efectos terapéuticos no se considera terapia. El coaching es un excelente método de desarrollo personal y profesional así como organizacional.

  • En primer lugar destacaría que la terapia es una ayuda profesional para superar problemas, desequilibrios emocionales o de comportamiento. El coaching por su parte no trabaja con patologías, trabaja con personas sanas y saludables que no necesitan un proceso terapéutico.
  • La terapia proviene de la medicina, psicología y psiquiatría y mantiene como objetivo el sanar o curar y es practicada por profesionales de la salud. El coaching no es proceso psicoterapéutico. El objetivo del coaching es facilitar que la persona alcance sus retos y metas tanto personales como profesionales.
  • A menudo la terapia trabaja con resistencias, situaciones y sucesos del pasado y del presente. El coaching se centra en el presente, en el aquí y ahora y mira hacia el futuro.
  • La terapia pregunta el porqué de las cosas, buscando la raíz de los problemas y su solución, el coaching pregunta el para qué, la finalidad y el beneficio de alcanzar el objetivo o la meta para la persona
  • La terapia se necesita. En ciertos momentos de la vida la persona puede necesitar un proceso terapéutico. El coaching no se necesita, se quiere emprender, la persona se compromete.
  • La terapia a menudo empieza por las partes más dolorosas y limitadoras. El coaching se centra en el potencial de la persona.
  • La terapia suele ser más introspectiva y reflexiva. El coaching invita a la acción, a la responsabilidad y la toma de conciencia.
  • En terapia, el responsable del proceso y de los resultados del mismo es el terapeuta. En coaching, el protagonista y responsable de los resultados es el cliente. El coach es responsable del proceso.
  • El terapeuta diagnostica, medica y ayuda. El coach acompaña.
  • En terapia se habla de pacientes, en  coaching hablamos de clientes o coachees.

En resumen, he realizado una infografía con las ocho diferencias clave para mí. Si crees que puede ayudar a dar a conocer un poco más el coaching personal difúndela en tus redes. Gracias!

8 diferencias clave entre terapia y coaching personal. Infografía

*Algunas de estas diferencias se encuentran en ASESCO, Asociación Española de Coaching.

 

Ampliar la zona de confort

Ampliar la zona de confort

Amplia tu zona de confort Seguro que te suena o has oído hablar a menudo en el ámbito del coaching sobre el concepto“zona de confort” o “zona cómoda”, y bien, ¿A qué llamamos exactamente zona de  confort?

La zona de confort es ese espacio, diferente para cada uno de nosotros, ese lugar metafórico dónde nos sentimos cómodos, dónde estamos acostumbrados a vivir, en el que conocemos las cosas que suceden: el mismo camino para ir al trabajo,  el mismo desayuno, las mismas conversaciones con las personas. Rutinas, hábitos, conocimientos y habilidades, actitudes y comportamientos que nos son familiares.

La zona de confort es sinónimo de seguridad y tranquilidad pero también lo es de no tener metas claras, de no cambiar, de dejar de aprender, de no curiosear, de procrastinar, de dejar de crecer. En realidad no salimos de nuestra zona de confort porque ella se va adaptando y ampliando a medida que aprendemos, vemos otras posibilidades y hacemos cambios.

Ampliar tu zona de confort  implica transitar por una zona incómoda, necesaria para conseguir tus metas y objetivos, en la que te vas a encontrar con tus temores, el miedo a fracasar, a hacer el ridículo, vas a romper rutinas y vas a realizar acciones que no te podías imaginar. Podrás sentir resistencia al cambio, podrás pensar que es muy arriesgado y quizá te preguntes ¿Para qué?

Para tener nuevas experiencias y sensaciones, para desarrollar tu creatividad, para aprender, para aumentar tu estima y tu confianza, para mejorar tu estado de salud y bienestar, en definitiva mejorar tu calidad de vida.

Aquí tenéis algunas ideas sencillas para empezar a ampliar la zona de confort:

  • ¿Qué tal comer algo diferente? Prueba un plato de algún país diferente al tuyo y que no tengas por costumbre. Si siempre te decantas por la pizza, cambia a un tailandés o japonés, sabores muy diferentes. Un pelín más arriesgado, cocínalo tú.
  • Di no. Si habitualmente te cuesta negar algo a los demás ya sea en tus relaciones personales o profesionales, aprende a decir no, aunque sólo sea a una persona.
  • Cambia de género, lee un libro totalmente diferente a tus gustos o escucha música diferente a la habitual o prueba a ver una película de suspense si sólo ves comedias.
  • Prepara unas vacaciones diferentes. Si siempre vas en coche, ¿Por qué no en tren? Cambia tu modo de viajar, haz alguna actividad que nunca se te haya pasado por la cabeza, visita un museo de tu ciudad o un monumento al que no hayas estado nunca.
  • Cambia de ruta. Si sueles ir al trabajo por el mismo camino ya sea en coche o andando, cambia tu ruta.  Si sueles quedar con amigos en un mismo lugar propón cambiar de ambiente.

Seguro que encuentras alguna idea más.

“No podemos convertirnos en lo que queremos ser si permanecemos en lo que somos”. Max DePree

*Este post fue publicado previamente en el blog Thiomucase  (26/11/2014) en el que colaboro como coach personal.

Imagen de   en unsplash.com

¿Qué es esto del coaching personal?

El coaching personal (también llamado life coaching o coaching de vida) es un proceso que se emprende para identificar, valorar y conseguir una meta o un objetivo, ya sea en el ámbito personal, familiar, social o profesional / laboral.

 

El coaching personal es el impulso que buscamos para encontrar nuevas oportunidades, para iniciar un nuevo proyecto, para empezar o afrontar una nueva etapa en la vida, para saber lo que se quiere en vez de lo que no se quiere en la vida, para desarrollar y crecer personalmente y profesionalmente.

 

Los motivos para emprender un proceso de coaching pueden ser diversos, desde terminar esos estudios pendientes, cuidar la salud, mejorar las relaciones interpersonales (con la pareja, padres, hijos, amigos o compañeros de trabajo…), afrontar una separación o el desempleo, emprender o ampliar un proyecto profesional, gestionar el tiempo,  las emociones, etc.

 

Para que un proceso de coaching se resuelva con éxito, es necesario:

 

  • Comprometerte. El proceso requiere de tu compromiso. Dejar de dar excusas, dejar de justificar los fracasos y comprometerse. Comprometerse en dar los pasos necesarios hacia el objetivo, hacia la situación que realmente se desea.
  • El proceso se basa en la confianza y en la confidencialidad de las dos partes (del coach y del coachee*). Es importante sentirse cómoda con tu coach. Un coach nunca juzgará, ni manipulará, sólo escuchará y preguntará.
  • Responsabilizarte. Tú eres la responsable de tu vida, el coach es el responsable del proceso. A partir del diálogo y las preguntas del coach, encontrarás las soluciones a las dificultades, serás tú quién respondas, decidas y actúes.
*Coachee, se denomina a la persona que contrata un proceso de coaching.

 

Destacar que el coaching no es ninguna terapia para resolver problemas psicológicos, sino que es un acompañamiento para vencer tus dificultades y afrontar tus retos vitales, tus objetivos, tus metas.

Espero que este pequeño artículo te haya servido para entender un poco más que es el coaching y para qué sirve.

Saludos!

*Artículo publicado anteriormente en el blog Thiomucase  en el que colaboro actualmente
¿Cuándo emprender coaching personal? El ejemplo de la rana.

¿Cuándo emprender coaching personal? El ejemplo de la rana.

Hay muchas razones para emprender un proceso de coaching personal o profesional, comúnmente existe en la persona una diferencia, una incomodidad entre lo que se quiere y lo que se tiene.

Lo que para una persona es una pequeña dificultad, para otra es un trastorno.

El ritmo, el límite y el grado de tolerancia son diferentes en cada uno de nosotros, desde personas que se sienten incómodas por una pequeña contrariedad y ponen remedio de inmediato, hasta personas capaces de “aguantar” hasta que el vaso rebosa de agua para decidirse a actuar.
Dos ranas.
Una recorre saltando un profundo surco dejado por el tractor.
La otra, la ve allá abajo y le grita:
– ¡Eh!, ¿qué estás haciendo ahí abajo? Aquí arriba se está mucho mejor, hay más comida.

– No puedo subir.
– Déjame ayudarte.
– No. Déjame en paz. Aquí estoy bien y también hay comida.
– De acuerdo. Pero aquí arriba hay mucho más espacio para explorar y moverse.
– Aquí abajo tengo todo el espacio que necesito.
– ¿Y qué me dices de relacionarte con otras ranas?
– De vez en cuando baja alguna hasta aquí, y si no, puedo gritarles a mis amigas de ahí arriba.

Finalmente, la rana de arriba abandona su empeño y se va dando brincos.
Al día siguiente, ante su sorpresa, se encuentra con la rana de abajo saltando a su lado.

– ¡Oye! Creí que ibas a quedarte en ese surco. ¿qué ha pasado?
– ¡Qué venia un camión!

Saludos.