Seleccionar página
Viajando con poco equipaje

Viajando con poco equipaje

Viajando con poco equipaje|vickimuns.com|Foto Steven Lewis

Te vas de vacaciones, estás haciendo la maleta… ¿Llevas más cosas de las necesarias? ¿Te llevas ropa por si…?

Durante algunos años estuve viajando en moto, con lo cual por tema de espacio mi equipaje era reducido, un par de alforjas, una mochila en el porta equipajes trasero y una bolsa en el depósito, para dos. Viajaba con lo indispensable, con la costumbre de llevar jabón para lavar la ropa a mano.

Recuerdo en algunas ocasiones, durante esa época que, cuando me escapaba en coche añadía una bolsa más a mi equipaje… total como hay espacio, un par de zapatos más y un par de libros… y a la vuelta algunas prendas seguían intactas, los libros extra habían vuelto sin empezar, eso si algo más arrugados. Y se quedó en eso, en una época.

Me sorprendía ver las llenas y enormes bolsas de algunas de mis amigas para pasar el puente de Semana Santa en la playa, al igual que puede parecer menos curioso este post a minimalistas rigurosos.

Un par de bolsas de viaje grandes que casi no había utilizado me seguían en cada mudanza, hasta la cuarta. En la cuarta mudanza me deshice de ellas y decidí quedarme solo con una mochila de 35l.  (la actual ya es la tercera) que me ha acompañado en viajes y escapadas independientemente de la duración del viaje, desde un fin de semana a un mes, a veces llena hasta arriba, a veces medio vacía.

Quizás, por el tipo de viaje o por ciertas circunstancias algún día necesitaré llevar más equipaje, no lo descarto. Las cosas cambian y nosotros también, lo que hoy no me es útil quizá mañana si. De momento los 35l me sirven y me han servido durante años.

“Aquél que quiere viajar feliz, debe viajar ligero”. Antoine de Saint-Exupery

A no ser que pongas piedras, los 35l son cómodos, al menos con mi ropa, zapatos y demás, el peso y las dimensiones son para mí las ideales para transportarla y mi espalda no sufre.

Si vuelas, no hace falta facturar, ésta cumple con las dimensiones con lo cual no haces colas esperando maleta, cuesta poco almacenarla en los compartimentos y la tienes a mano. La mochila también me acompañó, durante algunos veranos navegando. En un velero tienes poco espacio para almacenaje aunque sí muy bien repartido y es de rigor que esté organizado.

No hay que olvidar los diferentes bolsillos de la mochila para organizar y ordenar las cosas pequeñas (Kleenex, bolígrafo, e-reader- Ipod…)

En cuanto a la ropa es necesario algo de creatividad, escoger prendas que tiendan a arrugarse lo menos posible, que sequen rápido, que combinen entre sí y tengan diferentes posibilidades como vestirse a capas. Ropa la necesaria, sin olvidar el destino y la lista de actividades que se van a realizar en él.

Y aunque suene a tópico para mi es primordial planificar el equipaje haciendo una lista con todo lo necesario. Apunta todo lo que se te ocurra que te puedes llevar, revísala, activa el modo realista y elimina aquello que respondería a un “esto por si…”. Escoge una maleta, bolsa o mochila que te sea cómoda y vuelve a revisar tu lista si es necesario.

bundle-wrappingTambién es curioso aprovechar para probar nuevas maneras de meter la ropa en la maleta como ésta que he encontrado en OneBag (clic en la imagen para agrandar). Para la próxima lo pruebo.

Y si tienes niños quizá te interese leer este post de Inma Torres (@iVidaenPositivo) en su blog: Cómo viajar con niños sin parecer que vais de mudanza.

Disfrutad de las vacaciones y por cierto ¿cómo es tu equipaje?

*Imagen: Steven Lewis | unsplash.com

Y llegó el Black Friday

A mediados de este mes de noviembre leía en el blog de @chocobuda y en el de @OmarBlogAR (un par de amigos minimalistas) unos posts referentes al “Buen Fin”, la versión mexicana del “Black Friday” americano, en el que durante unos días algunos grandes almacenes y marcas ofrecen sus productos con súper descuentos y ofertas con la finalidad de incentivar el consumo.

Ignoraba que en México se “celebraba” este gran evento. 

El Kakebo, una herramienta para cambiar hábitos de consumo

El Kakebo, una herramienta para cambiar hábitos de consumo

Y llegó el KakeboLlegó el Kakebo. El libro de cuentas para el ahorro doméstico.
Kakebo proviene del japonés, y la suma de los tres caracteres con los que se escribe significa «libro de cuentas para la economía doméstica». Es un híbrido entre agenda y libreta para llevar cuentas.
Pero no sólo se queda ahí, va un poco más allá tratando de crear conciencia sobre nuestros hábitos de consumo, de reflexionar cómo gestionamos el dinero, de dar valor a lo que es importante para nosotros, de establecer y planificar objetivos en aquello que de verdad queremos o necesitamos.
“Tras el primer mes mucha gente tiene un shock al tomar conciencia de donde se va la mayor parte de su dinero, especialmente en el apartado de ocio y vicio”. “…consumimos más por impulso que por necesidad pero no somos conscientes de ello”. Raúl S. Serrano. Coordinador de esta edición.

Y llegó el KakeboDe origen japonés

Cuentan que fue Tomoko Hina, considerada la primera mujer periodista del país, la que lo ideó a principios del siglo XX, hacia 1904, con el fin de ordenar y registrar el gasto doméstico. Orientada en un principio a la mujer que llevaba la carga del hogar, se extendió por los hogares japoneses como herramienta para organizar la economía familiar y los recursos familiares.
Actualmente hay Kakebos para todos, diferentes variedades y tipos. También se utiliza para enseñar e inculcar el hábito de las finanzas en los niños.

 

Empieza en el mes de enero

El Kakebo se empieza en el mes de enero, en el que se establecen unos objetivos mensuales. Se estructura por meses y semanas y en varias categorías: supervivencia, ocio, cultura, extras y en ellas se anota, en su espacio correspondiente, los gastos diversos (comidas, cafés, etc.) A final de mes se hace balance, se suman los resultados semanales y a partir de esos resultados tú decides si quieres o si es necesario cambiar algunas cosas para el siguiente mes y establecer un nuevo objetivo.

 

Y llegó el KakeboNo todo es coser y cantar

La constancia, la honestidad, la voluntad al igual que marcarte unos objetivos “inteligentes” (concretos, en positivo, medibles, en la medida de tus posibilidades…) eso corre por tu cuenta. Sé constante, no dejes que lleguen las excusas (no tengo tiempo, no me va a servir). Recuerda, el Kakebo sólo es una herramienta para hacerlo más sencillo, no es una solución.

Aquí en España, lo publica Blackie Books (@BlackieBooks), una editorial independiente en Barcelona y aunque al principio se agotó en la web (algunos lo achacan a la crisis que estamos viviendo), ahora parece que ya está disponible. También lo puedes encontrar en Amazon y en la mayoría de librerías.

Aquí tienes un vídeo explicativo del Kakebo. Y para probar la eficacia de la herramienta nada mejor como pasar a la acción.

Saludos.

Fuentes:  Soviet MagazinBlackie Books

Imágenes: Fantastic Plastic Mag, Gonzoo.com

Somos mucho más de lo que portamos

Ayer leí este artículo en el blog Chocobuda una pequeña reflexión sobre cómo nos alejamos de nosotros mismos y de lo que realmente somos.

“En este mundo obsesionado por tener y por alcanzar metas, vivimos inmersos en las trampas de la personalidad. Asumimos que somos lo que comemos, lo que vestimos, lo que poseemos y nuestros deseos definen la personalidad.

“Es que es una persona ambiciosa”, dicen, como si sentir hambre por avanzar fuera lo mejor que cualquiera pudiera tener.

He conocido personas que llegan hasta el extremo de no querer bajar de peso, bajo el pretexto de que los sabores de la comida son lo que les da identidad como persona. Entre más comen, más seguros de sí mismos están.

Pero la ropa, los autos, los títulos y los colores de piel son sólo una distracción que nos evita llegar a ver quiénes somos en verdad.

Somos mucho más de lo que portamos. Nuestra esencia es más profunda que los títulos y reconocimentos. No somos las ambiciones, ni las relaciones personales.

Pero hasta que nos tomamos el tiempo de encontrar el silencio interno, hasta que detenemos el tren social y miramos hacia adentro, sabemos lo que somos en realidad.

Cada persona tiene la tarea de encontrar lo que hay después del silencio.
Es la esencia, la pureza que siempre hemos buscado. Sin basura ni etiquetas, sin música y sin distracciones.

Es lo que te define como tú.”

chocobuda también lo encontrarás en Facebook y en Twitter (@chocobuda)

Imagen http://www.riseearth.com/2013/07/the-century-of-self-rise-of-all.html

Un saludo.