Seleccionar página
Cómo afrontar las críticas

Cómo afrontar las críticas

Como afrontar las críticas - vickimuns - Imagen Gala Rodriguez-compressed

 

Creo que a todos y todas nos ha pasado alguna vez que nos ha molestado alguna crítica. Y algunas nos siguen molestando y si además vienen de alguien en concreto con quién no tenemos lo que se denomina feeling , ni te cuento. Nos sientan fatal.

Crítica que proviene de “crisis” se define como aquella reacción u opinión personal sobre un tema en la que se manifiestan nuestras evaluaciones y juicios.

La crítica puede llegar a intimidar y a frustrar… Primero los ojos se nos abren como platos, encendemos nuestro diálogo interno ¡Pero que se habrá pensado! y podemos terminar con un enfado, con actitud defensiva, con un “¡y tu más!” (aunque no lo digas en voz alta) y diciendo cosas a las que luego tocará arrepentirse.

No se pueden evitar

Tenemos varias opciones, pillar la rabieta, hacer “oídos sordos”, resignarnos o afrontar las críticas. Lo que si está claro es que la críticas no se pueden evitar, con razón o sin ella forman parte de nuestra comunicación interpersonal y desempeñan un papel importante en nuestras relaciones personales y profesionales.

“… Un hombre y su hijo se disponían a ir al mercado. Al alba, se pusieron en ruta: él, a lomos del burro; su hijo caminando detrás. Al verlo, la gente exclamó: ¡Habráse visto! ! ¡Qué hombre tan desalmado que viaja a lomos del burro mientras su hijo va a pie! Al día siguiente, el padre le sugirió al hijo que fueran al revés para no molestar a los caminantes. El hijo se subió al burro, y el padre caminó. Pero escucharon este comentario: ¡Qué mal educado está ese hijo! Para él ir sentado, hace andar a su padre. El tercer día, a fin de evitar nuevas observaciones impertinentes, el padre propuso que fueran los dos andando y que llevaran el burro detrás. La gente vociferó: ¡Serán tontos de no subirse al burro! A la vez siguiente, se montaron los dos encima del burro para ir al mercado. Pero los aldeanos indignados se compadecieron del pobre animal y de la carga que tenía que llevar a cuestas. Cuando al final llegaron al pueblo llevando entre los dos el burro en brazos, oyeron decir: ¡Hay que ser bobo de llevar al burro en vez de subirse a él!”  Fábula popular.

Aprendiendo a afrontar las críticas

Aprender una habilidad social necesita de práctica, práctica y práctica. Aquí van tres ideas simples y fáciles para poner —valga la redundancia— en práctica.

  • Escucha activamente aquello que te están diciendo, procesa la información y pregunta, pregunta y pregunta todo aquello que creas que puede ofrecerte valor. Pedir sugerencias y recomendaciones va a convertirla en constructiva.

Detrás de toda critica negativa se esconde una pregunta realmente buena” Robert Dilts.

  • Lo que decía antes, si notas que vas a perder los papeles, a ponerte a la defensiva o responder a la crítica con otra crítica ¿Sabes contar hasta diez, verdad? Contar hasta diez o recitar el abecedario son remedios fáciles y populares que funcionan para gestionar la rabieta y gestionar la situación. Hazlo mentalmente y sobretodo no muevas un solo músculo de tu cara.
  • ¿Tiene la crítica una base sólida? Me explico ¿Tiene fundamento o es fruto de la envidia o de la revancha? No hace falta decir nada si la envidia y el desquite están presentes.
Y si necesitas apoyo extra siempre puedes utilizar como mantra esta frase de  Gretchen Rubin autora de The Happiness Project:

“Doy la bienvenida a las críticas. Esa persona me está ayudando. Tengo ganas de escuchar lo que sea necesario para mejorar mi trabajo”.

Imagen: Gala Rodríguez – unsplash.com

¿Sintonizamos? Ideas para crear sintonía y una comunicación fluida

¿Sintonizamos? Ideas para crear sintonía y una comunicación fluida

¿Sintonizas? Ideas para mejorar tu comunicación y crear sintonía

No podemos no comunicar, siempre estamos comunicando.

Al igual que la respiración, la comunicación es la base de nuestra existencia. En eso estamos de acuerdo la mayoría, ahora, ¿cómo nos comunicamos?

Cuando nuestro lenguaje no verbal (la mirada, los gestos, el tono de voz, la postura) y nuestro lenguaje verbal van de la mano, pensar, decir y actuar en una misma dirección podemos decir que somos coherentes en nuestra comunicación y que en un tanto por ciento muy alto nuestro mensaje se entenderá.

Para ello primero es necesario observar cómo es tu comunicación, saber qué, cómo y para qué quieres comunicar. De esta manera, poniendo en práctica y observando podemos modificar nuestra comunicación para transmitir aquello que realmente queremos transmitir.

Cuando existe esta coherencia entre el lenguaje verbal y corporal entre dos o más personas, la comunicación fluye y es entonces cuando hablamos de conexión, de sintonía como la adaptación y el entendimiento entre dos o más personas.

¿Cómo podemos crear esa “sintonía”? ¿Cómo conectamos?

Una comunicación fluida, algo que con amigos es más fácil de conseguir de manera inconsciente debido a nuestras afinidades puede convertirse en “complicado” cuando desconoces a quién tienes delante y desconoces sus intereses.

En PNL (Programación Neuro Lingüística) existe una técnica, llamada rapport que tiene por finalidad crear un ambiente en la comunicación en el que sea posible sintonizar con quién tenemos delante, transmitiendo aquello que realmente queremos transmitir con entendimiento y respeto.

Del rapport asoman las siguientes ideas para “sintonizar”. Puede parecer complicado empezar a experimentar con todas las opciones que se detallan más abajo. Aconsejo escoger una opción a entrenar y empezar a practicar con quien tengas al lado. Poco a poco ve aumentando e integrando más opciones.

¿Sintonizamos?

Sintonizamos - vickimuns - coaching» Entra en “modo receptivo”, escuchando activamente y respetando el modo de pensar y la opinión de la otra persona, interesándonos por ella y haciéndole saber que la entendemos. Evita los prejuicios y los juicios.

» Adapta su misma postura, iguala sus movimientos corporales, sus gestos, su manera de sentarse, sus guiños… sin pasarte, hazlo sutilmente. Cuando realices esta practica, ve cambiando tu postura, modifícala y observa si la persona con la que mantienes la conversación imita tu postura (esta es una evidencia del rapport)

» Observa su respiraciónLa respiración nos “dice” muchas cosas, la frecuencia, el modo, lenta o rápidamente, profunda o superficial… Después acompásala.

» Iguala su tono de voz, procura hablar a la misma velocidad y al mismo ritmo. Evita la palabra “pero” después de una frase positiva como “Me parece buena esta idea pero se podría mejorar”  puedes cambiarla por “y” “Me parece buena esta idea y se podría mejorar” ¿a qué te suena diferente? Utiliza las mismas palabras que utiliza la persona para responder o preguntar, como  “Ayer lo pasé fatal” preguntando, “Qué es lo que te hizo pasarlo fatal?”

» Identifica y acompasa con su patrón comunicativo, ¿Visual, auditivo o cinestésico? Aunque todos utilizamos cada uno de estos patrones, visual, auditivo o cinestésico (sensaciones), predomina en nosotros un sistema más que otro. Imprescindibles, los utilizamos para percibir el mundo, para pensar, para recordar, para aprender y así es como luego lo comunicamos. Un ejemplo práctico: Elena, Juan y Miguel tienen el mismo coche. A Elena le importa el confort del coche, a Juan la estética y a Miguel le gusta escuchar el suave sonido del motor.

Para tener una idea de cada patrón, una persona en la que predomine lo visual se fijará más en los detalles y generalmente prestará más atención a su imagen, pudiendo hablar rápido y en su lenguaje encontraremos podemos encontrar frases como “está bien visto”, “me alegra la vista”, “me imagino su cara”. Una persona más auditiva adoptará una actitud más tranquila que un visual, posiblemente les gustará la música y la lectura, también cuidará más sus palabras y en su lenguaje vamos a encontrar frases como “esto me suena”, “me resuena”, “oídos sordos”.  Finalmente una persona cinestésica tendrá un aire más relajado, la comodidad podría ser una de sus prioridades, hablará sin prisas y tenderá a decir frases como  “me lo tomo a pecho”, “me enfrío”, “no toca con los pies en el suelo”, “esto me huele mal” (olfativo).

¿Te atreves a descubrir el patrón comunicativo de tu pareja, de un amigo, de tus hijos o tu jefe?

Y hasta aquí algunas ideas para crear sintonía y hacer tu comunicación más efectiva y afectiva. Si quieres seguir “sintonizando” y necesitas una mano no dudes en contactar conmigo.

“Para poder comunicarnos con alguien, el primer logro es llegar a ser sinceros con los propios sentimientos. A esta capacidad de ser sincero emocionalmente la llamo congruencia”. Virginia Satir

La comunicación no verbal es más potente que el contenido… depende

La comunicación no verbal es más potente que el contenido… depende

Tu-comunicación-no-verbal-es-más-potente-que-tus-palabrasPuede que hayas escuchado o leído que la comunicación no verbal es más importante que las palabras, más importante que el contenido del mensaje que comunicamos. Todas las personas, unas más que otras utilizamos gestos y signos para comunicarnos, gestos que expresan actitudes, pensamientos, sentimientos y emociones. Entre las diferentes formas de comunicación no verbal encontramos el gesto, la postura, o la respiración.

Alfred  Mehrabian profesor emérito de psicología, en sus estudios indicó que al comunicarnos un 7% de nuestra comunicación es verbal, corresponde a las palabras, al contenido del mensaje, “lo que se dice”, un 38% corresponde a la parte vocal o paraverbal, cómo empleamos la voz (entonación, proyección, tono, énfasis, pausas, resonancia) y un 55% corresponde al lenguaje corporal,  “cómo se dice” (gestos, posturas, miradas, movimiento de ojos, respiración).

De estos estudios se podría extraer que una parte bastante importante a la hora de comunicar un mensaje es a través de nuestro tono de voz y nuestro lenguaje corporal… ¡Falso! No nos podemos olvidar de un pequeño matiz, la Regla del 7-38-55 cómo así se denomina, sólo es posible cuando comunicamos emociones, sentimientos y estados de ánimo. En el estudio de A. Mehrabian los participantes hablaban de sus propias emociones y sentimientos.

Cuando comunicamos estados de ánimo, emociones o sentimientos nuestro lenguaje corporal va a tener un papel primordial en la persona a la que nos dirigimos (ya sea a la pareja, amigos o conocidos) al contrario que ocurre cuando se comunican ideas, proyectos o estudios ya sea en reuniones, presentaciones o charlas dónde se utiliza más la lógica y la razón y el contenido es primordial.

La comunicación no verbal amplía y detalla la comunicación verbal aunque, si “lo que se dice” , contenido y “cómo se dice”, cuerpo entran en conflicto aparece la incongruencia, “lo que digo” no concuerda con “cómo lo digo” y es entonces cuando el mensaje no se entiende, no surge  ningún efecto en quién te escucha y lo peor, no te creen. Imagina que estás transmitiendo la importancia de una actitud positiva con el puño de la mano cerrado y apretado o con la espalda encorvada.

A partir de ahora, si alguien te comenta o lees en algún blog o web que el lenguaje no verbal es el factor más importante en una comunicación puedes responder que… depende.

La comunicación verbal y no verbal necesitan ir de la mano para transmitir un mensaje congruente, sincero y que se comprenda.

Aquí van un par de enlaces que he encontrado interesantes sobre comunicación no verbal y la Regla del 7-38-55:

Imagen: Google

Desmontando los porcentajes del lenguaje corporal de A.Mehrabian

Desmontando los porcentajes del lenguaje corporal de A.Mehrabian

Quizá hayas oído hablar de los datos casi universales del experimento de Albert Mehrabian en 1967 sobre la comunicación no verbal, seguro que si. Los resultados de este experimento fueron: la parte verbal contenía sólo un 7% del significado en la comunicación, el tono, el volumen y la entonación un 38% y el lenguaje corporal, (gestos, expresiones) un 55%. 

Bien, en el libro “Porqué necesitas un coach” de Juan Carlos Cubeiro (@juancarcubeiro) en el capítulo sobre comunicación, cita a Jesús Enrique Rosas (@neurogerencia), experto en comunicación, dónde en uno de sus artículos del blog “desmonta” la “universalidad” del experimento de Mehrabian, descubriéndonos algunas características:

Jesús Enrique Rosas primero aclara que: ” El proyecto consistía en pedirle a una persona que dijera una palabra (Leyeron bien, UNA palabra), como por ejemplo “Querido” o “Terrible”, y un observador tenía que determinar la relevancia semántica (qué significa la palabra per se) y si el tono de voz y la expresión facial era importante para enfatizarlo. Suena bastante sencillo… “

 

  • Según el proyecto el 55% de la comunicación es lenguaje corporal. Si sólo se observó la relevancia de la palabra, el tono de voz y la expresión facial, este 55% solo puede aplicarse a las expresiones faciales y no al conjunto del lenguaje corporal ya que no se estudió la postura o la kinesia (ciencia que estudia los movimientos y expresiones corporales como medio de comunicación no verbal).
  • El análisis sólo implicaba una gama de emociones “positivas” y “negativas”, no un matiz de emociones diversas (como las propuestas por Paul Ekman, y las microexpresiones del rostro: repugnancia, alegría, ira, miedo, sorpresa, tristeza, desprecio, entusiasmo, orgullo, etc).
  • Como sólo se refería a una sola palabra, la semántica del contexto (el significado, el sentido o interpretación) era inexistente y es un aspecto importante para la comunicación verbal. …“no tenemos ningún problema para identificar el sarcasmo cuando leemos un libro”
  • Ningún hombre participó en el estudio. Los resultados sólo se aplican para las mujeres. No podemos generalizar.
  • Jesús Enrique Rosas, también comenta que Albert Mehrabian ha aclarado estos puntos muchas veces y desmentido en alguna ocasión que esta regla del “7-38-55” sea universal y concluyente.
Es obvia la importancia del lenguaje corporal y verbal, como dice @juancarcubeiro “..no hay maneras de “deconstruir” qué es verbal, no verbal o paraverbal. Todo tiene su importancia”.

Una buena opción es olvidarnos de los porcentajes y centrarnos en ser congruentes y coherentes en todos los aspectos de nuestra comunicación.
Un saludo,