Seleccionar página
Cómo marcarse objetivos ¿Dónde estás y a dónde quieres ir?

Cómo marcarse objetivos ¿Dónde estás y a dónde quieres ir?

*Este post fue publicado primero en el blog Thiomucase en el que colaboro como coach personal ayudando a las usuarias a marcarse y a conseguir sus objetivos.

¿Dónde estás y a dónde quieres ir?

Por Vicki Muns, Coach Thiocamp – Cómo definir tus objetivos

 

«¿A dónde quiere ir?» Al subir a un taxi esta es la primera pregunta que va a hacerte el taxista y a la que podrías responder: «Estoy harta de estar en este lugar con la de problemas que me ha ocasionado».

Probablemente el taxista te escuche asintiendo y te vuelva a preguntar «¿A dónde quiere que la lleve?» y la respuesta podría ser parecida a la anterior: «A algún sitio en el que no haga frío y que no sea incómodo»; a lo que el taxista volverá a preguntar… ¿A dónde quiere ir?

 

Aunque habitualmente las personas tenemos bastante claro aquello qué queremos realmente, este es un ejemplo de lo complicado que puede llegar a ser identificar y definir un objetivo cuando solo conocemos aquello que no queremos.

Nos fijamos objetivoCómo marcarse objetivos. dónde estás y a dónde quieres irs cuando en el momento presente aparece una incomodidad, ya sea una situación problemática o un comportamiento que no deseamos tener.

 

Ejercicio: ¿Dónde estoy y a dónde quiero ir?

 

Para identificar un objetivo es necesario poner atención a la incomodidad del estado presente —¿Dónde estás?

¿Cuál es la incomodidad que quieres cambiar? Mi incomodidad/problema es ____________________

 

Una vez hayas identificado tu incomodidad, el siguiente paso va a ser definir tu objetivo —¿Dónde quiero estar?  Y para ello te propongo este modelo:

 

• Niega tu incomodidad: ¿Qué es lo que quieres evitar? ¿Qué es lo que quieres dejar de hacer? Quiero evitar/dejar de hacer __________________________________

• Identifica lo contrario del estado problemático: ¿Qué es lo opuesto al problema que tengo? Quiero __________________________________

• Quizá tengas una referencia externa, puede que conozcas a alguien que haya alcanzado ese objetivo o alguno similar: ¿Quién puede servirte de referencia? Quiero actuar/ comportarme como ___________________________________

• Y, ¿qué características clave te gustaría disponer de esa persona referente? Las características que quiero representar son ___________________

• Posiblemente ya dispongas de algunos recursos y cualidades y necesites ampliarlos: Quiero tener más ______________________________________

• Actúa “como si”: Si ya hubiera alcanzado mi estado deseado, estaría haciendo ______________________________

 

Espero que consigas tu objetivo ¡Adelante!

Pereza, bye bye!

Pereza, bye bye!

Los primeros hombres en la tierra no tenían ni idea de lo que era la pereza, ellos vivían el momento presente, no necesitaban postergar las cosas. Para sobrevivir utilizaban la energía al instante, no había más, si tenían hambre salían a cazar.

La diferencia con nuestra realidad es abismal, ¡Que levante la mano quién no haya tenido pereza alguna vez! Según Kalman Glantz, psicólogo terapéutico, parte de culpa la tiene el futuro “La vagancia se hizo posible cuando se comenzó a planear para el futuro”.

Insatisfacción personal, apatía, aburrimiento, dejadez, baja autoestima, estas son algunas de las consecuencias “perezosas”.

Según los expertos, la pereza es un hábito adquirido, poco tienen que ver nuestros genes y personalidad con ella, sí que influye nuestro entorno, el tipo de educación recibida, las diferencias existen entre una educación basada en la disciplina o en la sobreprotección.

También influye la cuestión cultural, parece ser que al contrario de los orientales, los occidentales en general evitamos el esfuerzo (en algunos solo oír la palabra ya produce repelús), influye también el tener proyectos solo a largo plazo o proyectos en los que hay más un enfoque hacia el resultado y no se disfruta del proceso.

En este post, publicado en el Blog Thiomucase , cuento algunas estrategias para decir bye bye a la pereza.

 

Di adiós a la pereza en cinco pasos | Blog Thiomucase

Por Vicki Muns, Coach Thiocamp


Llueve… hoy no salgo a correr, me da pereza… ¿Quién no ha experimentado alguna vez en mayor o menor grado la pereza?  La pereza es un obstáculo, una excusa que nos impide pasar a la acción en aquello que nos hemos propuesto o queremos conseguir.

 

Di adiós a la pereza en cinco pasos por Vicki MunsLa pereza (o procrastinación) simplemente es no hacer nada y postergar aquello que “deberías hacer”. Es el resultado de hacerle caso a tu estado de ánimo para tomar una decisión.

La pereza también tiene su lado positivo, protegernos de aquello que tenemos miedo, de aquello que desconocemos cómo lograrlo o solucionarlo, de aquello que nos puede estresar, pero cuando elegimos la pereza elegimos también sentirnos culpables por haber perdido nuestro preciado tiempo.

Para vencer la pereza es necesario disponer de estrategias que te van a permitir resolver un problema o hacer algo para resolverlo. Pongamos un ejemplo, salir a correr.

 

• ¿Es importante para ti? No me cansaré de repetirlo, si no crees que es importante para ti, para conseguir tu objetivo la pereza ganará. Descubre y define para qué es importante salir a correr. Pon en marcha tu motivación: cuál es la intención, qué beneficios te comporta, qué es lo que vas a conseguir y si no es suficiente piensa qué pasará si no sales a correr, piensa también en los perjuicios.

 

• ¿Tienes una agenda? Cómo es algo importante para ti es necesario tenerlo presente y es importante escribirlo. Planifica tu semana y tu mes, anota los días y los horarios que vas a salir a correr. Y no te olvides de anotar también tus avances. Una agenda será tu mejor aliada.

 

•Adelántate a la excusa y prepara tu estrategia. Haz una lista de excusas que puedan aparecer y al lado anota qué solución y acción vas a aplicar cuando aparezca la excusa.

 

Excusa: “Estoy tan bien en el sofá, me da pereza levantarme e ir a correr”

Acción/solución: “Los días que salga a correr, antes de salir, no me sentaré el sofá”.

 

•¿Cómo te vas a sentir cuando hayas terminado? Cuélgate notas adhesivas o haz un collage con aquellas imágenes que te ayuden a imaginar como te vas a sentir cuando hayas salido a correr. Colócalas en un sitio bien visible para que veas y recuerdes los beneficios. Visualiza tu resultado positivo.

 

•Comparte tu objetivo, tu hábito, tu compromiso con las personas que te rodean. Busca a alguien con quien compartir tu compromiso y salid a correr juntos.

 

Recuerda que si la falta de energía es la causante de tu pereza, ponerte en movimiento, aunque no lo parezca será posiblemente la opción más acertada.

 

¿Cuál es tu método infalible para vencer la pereza?

 

Imagen: Matthew Wiebe

Abre nuevas opciones ¡Ponte los sombreros!

Abre nuevas opciones ¡Ponte los sombreros!

Seis sombreros para pensar.  Abre nuevas opciones para tomar decisiones

A veces, delante de un proyecto personal o profesional, necesito abrir nuevas vías para tomar decisiones y lo que me pasa es todo lo contrario, me estanco, me confundo y hago varias cosas a la vez,  quiero ser creativa, utilizar la lógica, gestionar esa emoción, buscar alternativas y, no, no funciona así.

El quid está en hacer sólo una cosa a la vez, en aprender a pensar por partes para llegar a una visión más clara y poder pasar a la acción.

Un método, que se utiliza tanto en organizaciones, en equipos y con uno mismo y que nos permite parar y definir cada tipo de pensamiento es “Seis sombreros para pensar” de Edward de Bono con la que organizamos los procesos que utilizamos para pensar y producimos ideas fuera de nuestro pensamiento habitual sin estancarnos en un pensamiento fijo o confundirnos con todos a la vez.

El siguiente post fue publicado en el blog Thiomucase, en el que colaboro habitualmente.

Para tomar una decisión, ¡ponte los sombreros! | Blog Thiomucase

Por Vicki Muns, Coach Thiocamp


A veces nos quedamos estancados cuando debemos tomar una decisión o no tenemos las ideas muy claras o simplemente necesitamos abrir opciones para resolver algún problema.


¿Qué hacer?

Existen algunos métodos y técnicas creativas basadas en el pensamiento lateral que organiza los procesos del pensamiento para buscar soluciones mediante estrategias diferentes al pensamiento lógico. Brevemente, el pensamiento lateral trata de producir ideas fuera de nuestro pensamiento habitual y una de esas técnicas es la llamada Seis sombreros para pensar de Edward de Bono, escritor y psicólogo maltés y pionero del pensamiento lateral.


¿Cómo?

¡Ponte todos los sombreros!

Coge papabre nuevas opciones para tomar decisionesel y lápiz. Ponte un sombrero (el orden de los sombreros no altera el resultado) y representa el papel de ese sombrero. Busca respuestas a partir de su significado. Escribe tus respuestas. Ponte el siguiente sombrero y sigue los mismos pasos anteriores.


Ponte el
 sombrero rojo, la emoción

Este es el sombrero de las emociones, de los sentimientos, las intuiciones, las impresiones. No hay justificación ni razón. 

Me siento…

Tengo la sensación de…

Intuyo que…


Ponte el 
sombrero verde, la creatividad

Este sombrero explora nuevas alternativas, busca cambiar la forma de ver las cosas.

¿Qué puedo hacer yo al respecto?

¿De qué diferentes formas puedo hacerlo?

¿Qué cambio?


Ponte el 
sombrero amarillo, la lógica positiva.

Este es el sombrero del optimismo, el que ayuda a ver por qué va a funcionar algo y los beneficios que se obtendrán. Es el que selecciona las ideas positivas, y fomenta el pensamiento constructivo.

Esto funcionará porque…

Los beneficios serán…


Ponte el 
sombrero negro, la lógica negativa.

Este es el sombrero de la negatividad, el que ejerce de abogado del diablo, el pesimista, el que realiza juicios críticos. 

Este es el riesgo si…

Me preocupa…

No va a funcionar por…


Ponte el 
sombrero blanco, la objetividad.

Este es el sombrero neutral, el que se encarga de los hechos y los números. No entra en opiniones, sólo en necesidades, hechos y datos específicos. 

¿En qué momento me encuentro?

¿Qué información necesito?


El 
sombrero azul, la organización.

Este es el sombrero que organiza, que dirige, que controla y modera, que tiene una visión global, el que sintetiza y saca conclusiones. 

La conclusión es…


¡Sácale partido a tus sombreros!

 

* Utiliza todos los sombreros, el orden de los sombreros no altera el resultado, aunque si es recomendable utilizar antes el sombrero amarillo que el negro, para no dar opción a rechazar ideas demasiado pronto.
De lo difícil a lo fácil

De lo difícil a lo fácil

5861625318_1296ffd1bd_oRecuerdo que cuando cursaba mi formación en coaching en algún que otro momento, poniendo en práctica ciertas habilidades se me había escapado el ¡qué difícil! a lo que mi mentor, gran persona y coach respondía con la pregunta de rigor, Difícil… ¿Comparado con qué?

Una de las características que un objetivo bien formulado debe cumplir es que sea concreto, la respuesta a la pregunta nos especificará lo que se compara o con quién se compara despejando dificultades y abriendo posibilidades.

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas” Séneca.

Si quieres que tu objetivo se vuelva fácil empieza por especificar y concretar.

 

Tu objetivo ¿Fácil o difícil? | Blog Thiomucase

 

Seguro que en algunas ocasiones has dejado tareas o cosas por hacer para otro momento. Te resultaban “difíciles” o “desagradables” de hacer ¿Qué pasa cuando la pila de tareas crece y crece? Llega el momento en que no tenemos ni idea de cómo y cuándo vamos a lograr hacerlas.

Cuando eliges o decides ir al cine, llevas a cabo un proceso que a simple vista parece fácil, sin esfuerzo, pero si te paras a pensar en los pasos y en la energía que pusiste para ir al cine verás que, elegiste la película, el horario y cómo no el cine, te pusiste de acuerdo quizá con alguien para ir, te desplazaste… Este sería un ejemplo de un objetivo fácil y motivador. Te enfocaste en una tarea, elegiste el cómo y el cuándo querías tener resultados.

 

¿Qué pasa cuando hablamos de objetivos “difíciles”?

Que automáticamente al llamarlos difíciles o desagradables surgen los obstáculos, nos boicoteamos y no logramos nuestro objetivo, aparece la inacción: “No tengo tiempo”, “Ahora no puedo, después lo hago”…  Podrían ser aquellas tareas que nos pueden fastidiar como ordenar papeles, organizar el armario, reservar la visita al dentista… Y nuestro cuerpo obedece. Mente y cuerpo cae en la inactividad y no tenemos la suficiente energía para ponernos en marcha.

 

De lo difícil a lo fácil

• Transfiere el proceso positivo (por ejemplo: ir al cine) que ya conoces para “enfrentarte” a los objetivos “difíciles” de una forma positiva y con energía.

• Cambia tu lenguaje, “lo hago rápido y sin esfuerzo”, “me organizo y lo hago hoy”. Un lenguaje que nos llene de energía nos ayuda a conseguir lo que queremos.

• Dale instrucciones a tu mente y tu cuerpo responderá en la misma medida.

• Dirige tus pensamientos para que trabajen a tu favor. Utilizar un lenguaje positivo y palabras de acción es una de las claves para dejar de postergar.

• Analiza tus frases limitantes cuando quieras lograr un objetivo y cámbialas por unas más positivas y que marquen movimiento.

*Este post fue publicado primero en el blog Thiomucase en el que colaboro habitualmente.

*Imagen: Flickr. Fernando Gilgado

¿Hacia dónde quieres ir?

¿Hacia dónde quieres ir?

Hacia-dónde-quieres-ir.-ThiomucaseMinino de Cheshire – dijo Alicia-  ¿Podrías decirme, por favor, que camino debo seguir para salir de aquí?

Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el gato.

No me importa mucho el sitio… –respondió Alicia.

Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes –dijo el gato.

En este fragmento de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll se describe la importancia de saber hacia dónde queremos ir aplicable a todas las áreas de nuestra vida tanto personal, profesional, social y familiar. ¿Quieres mejorar tu forma física? ¿Quieres aprender a cuidarte? ¿Quieres crearte hábitos de vida saludable?… 

¿Hacia donde quieres ir?

El primer paso para escoger tu camino es saber cuál es tu meta y cuáles son tus objetivos. Para ello vamos a diferenciar dos estados, tu estado actual, en el que te encuentras ahora,  tu presente y tu estado deseado aquel en el que quieres estar y disfrutar.  Tu meta va a ser tu estado deseado y durante el camino entre tu estado actual a tu estado deseado, necesitarás marcarte unos objetivos que te lleven a alcanzar la meta. Si mi meta es correr una maratón, mis objetivos pueden ser correr 15 km cuatro días a la semana, llevar una dieta rica en carbohidratos, beber 2l de agua diarios, etc.

Sin planificación, las buenas intenciones, las tentativas y el esfuerzo pueden llegar a diluirse. Un estudio en la universidad de Harvard concluyó que las personas que establecieron sus objetivos y su planificación después de licenciarse, consiguieron más remuneración en sus trabajos que los que no lo hicieron. La diferencia, dirigir sus pensamientos y acciones hacia el plan elaborado.

¿Cuál va a ser tu meta? ¿Y tus objetivos?

Expresa tu objetivo en positivo, en tiempo presente y como si ya lo hubieras conseguido. Tienes que tener claro qué verás, qué escucharás y qué sentirás alcanzando tu objetivo. Además el objetivo debe estar iniciado y gestionado por ti (no vale tu objetivo necesite de otra persona para alcanzarlo), tienes que poder medirlo, que sea alcanzable por ti y “ecológico” en el sentido de ser respetuoso y no dañar a nadie.

Si quieres cumplir tu objetivo te propongo coger papel y boli y empezar a describir  tu meta y tus objetivos. A partir de ahí… ¡pasa a la acción!

“El conocimiento es un rumor hasta que se convierte en músculo” .Mónica Pérez de las Heras

Espero que consigas tu meta.

*Este post fue publicado primeramente en el blog de Thiomucase en el que colaboro habitualmente.

Sobre objetivos y pasiones

“…Desde cumplir un presupuesto de ventas o proyectar un viaje hasta enseñar a un loro a repetir cuatro sandeces, la lista de deseos, además de personal e intransferible, bordea lo infinito.

Pero no nos confundamos: tener objetivos es una vulgaridad necesaria para el mantenimiento y la subsistencia cotidianos.

Un objetivo es una conveniencia pasajera. Una pasión es el fundamento de nuestra existencia, aquello que nos sostiene y sobre lo que nos construimos.
Objetivo es hacer deporte. Pasión ser campeón.
Objetivo es ser bueno. Pasión es el mejor.
Objetivo es imitar. Pasión es crear.
Objetivo es tener amistades. Pasión es amar.
Objetivo es hacer. Pasión es liderar…””…Un objetivo puede ser elástico y dúctil. Y a veces conviene que lo sea.
La pasión es hermética e innegociable. Y cuando deja de serlo, se transforma en conveniencia.
¿Hasta dónde hay que llegar?

Cada uno tiene su propia respuesta. Definitivamente única. Definitivamente intransferible.”

Extracto Principio 88 ¿Sólo tienes objetivos? Aquello en lo que desees triunfar conviértelo en tu pasión. Tú Puedes. Nuevas ideas para potenciar tu talento de Joaquín Lorente (@joaquin_lorente)

Saludos,