Seleccionar página
Estar en la red, sí o sí… pero no de cualquier manera

Estar en la red, sí o sí… pero no de cualquier manera

Estar en la red sí o sí pero no de cualquier manera - comunicación online

Vivimos conectados, hiperconectados y para más inri infoxicados

Personas, profesionales, comercios, pequeñas, medianas y grandes empresas, todos de alguna u otra forma estamos en la red. Puede que estemos porqué todo el mundo dice que hay que estar o porque realmente entendamos que el “mundo digital” —ese mundo aparte, como algunos lo llaman— está aquí y ha venido para quedarse con una nueva forma de contactar, comunicar y relacionarnos.

Las personas, las protagonistas de la red

Con los medios sociales la comunicación ha pasado de ser unidireccional – exponemos una idea, las personas la reciben y no hay respuesta, no hay feedback- a ser multidireccional, la comunicación va en todas las direcciones y nos convertimos tanto en emisores como receptores.

Así es como los medios sociales se convierten en una gran herramienta, plataformas donde las personas toman el protagonismo, preguntando, compartiendo, recomendando, valorando, calificando y opinando, contribuyendo en la imagen profesional y en la reputación de una marca.

Lo quieras o no, estás

Puede que no estés dado de alta en ninguna red social, ni tampoco dispongas de una web o blog y puede y es muy probable que tu nombre o negocio aparezca en alguna búsqueda. Ya sea a través de una asociación de comerciantes que incluya tu nombre, una recomendación, un comentario —por una experiencia positiva o negativa— por una etiqueta en alguna fotografía o por una localización en un mapa, apareces en Google.

El hecho es que, ya que estás y tienes la oportunidad de estar y ser.. ¿por qué no hacerlo de la mejor manera posible? ¿No es mejor que seas tú el responsable de la información que aparece en la red sobre tu negocio en vez de dejarla en manos de los demás?

Entre los medios sociales encontramos los blogs, dos de los plataformas más conocidas, Blogger y WordPress, las redes sociales, entre ellas, las horizontales como Facebook y Google+ que buscan la interrelación en general, las verticales dirigidas a un tipo de público como LinkedIn, red profesional o Pinterest ideal para organizar y compartir imágenes o los microblogs como podría ser Twitter.

Los medios sociales te pueden ayudar y mucho

Por un lado, si tus clientes —clientes reales y posibles clientes— , consumidores o usuarios, son lo más importante en tu negocio, el objetivo principal en los medios y en las redes sociales será aportarles información interesante, útil y de valor.

Por otro lado, las redes sociales sirven para encontrar información relevante de otras empresas, encontrar a tu competencia o encontrar comercios y profesionales con la posibilidad de crear sinergias, entablar relaciones y porqué no, generar nuevas oportunidades de negocio.
Las redes sociales son ideales para establecer contactos, conseguir seguidores, fidelizar al cliente y conseguir de nuevos.

No hace falta estar en todas las redes, no

Hay infinidad de perfiles de empresas o negocios creados en las redes que no están actualizados. Cuentas abiertas en Twitter en el que el último tweet fue de hace un año, páginas de Facebook sin la información básica, y esto es peor que no estar.
¿De qué sirve abrir una página en Facebook si los horarios que aparecen no concuerdan con los reales? ¿Qué piensas cuando la fecha del último tweet o de la última publicación en la página es de hace más de un año? ¿Te genera confianza?
Conocer a tu público, saber por dónde se mueve, dónde interactúa es lo que va a marcar qué redes sociales y aplicaciones serán las más adecuadas para tu negocio, comercio o profesión.

¿Por dónde empezar?

No vale leer un manual con los mejores consejos de como estar en la red y luego no pasar a la acción. Si es necesario acude a alguien que pueda asesorarte, si crees que puedo ayudarte contacta conmigo.

Una vez sabes qué haces, cómo lo haces, para qué lo haces y a quién te diriges, invierte en una web, gratuita o de pago. Tu sitio web es tu casa en el entorno digital, donde tú eres el responsable de la información que contiene. Puedes plantearte si escribir sobre tu tema en un blog puede ayudarte a conectar con tu público.

Elige las redes sociales dependiendo de tu público, teniendo en cuenta el tiempo que vas a disponer para actualizarlas y gestionarlas y tus recursos. Quizá necesites algo de formación o asesoramiento. Antes de lanzarse a abrir cuentas en las redes, elige un par de ellas, aprende y valora cómo funcionan. Como dice el refrán, más vale poco y bueno que mucho y malo.

Hablar solo de ti o de tu negocio en las redes no dará frutos. No suele ser recomendable utilizar las redes solo como escaparate de tus productos y servicios.

Ten a mano tu estrategia y tu plan de trabajo en las redes sociales, ¿qué quieres conseguir? ¿Cómo lo vas a conseguir? ¿Qué contenidos vas a publicar? etc.

Encontrar información en la red es muy fácil, puedes encontrar lo que quieras, por lo tanto, será imprescindible añadir alguna cosa más, colaborar, compartir información valiosa, aportar soluciones, resolver dudas, responder las “preguntas frecuentes” y comunicar tu propuesta de valor —aquello por lo que tus clientes te escogen a ti y no a otro— desde la autenticidad y la coherencia, transmitiendo y generando confianza.

Y paciencia, los resultados no vienen en cuatro días.

Saludos!

Twitter y búsqueda de empleo: Tu perfil

Twitter y búsqueda de empleo: Tu perfil

Twitter y empleo

Los medios y redes sociales están aquí y han venido para quedarse. No hay excusas para no esta presente en las redes sociales tanto si tu principal trabajo en la actualidad es buscar un empleo o si quieres transformarte profesionalmente.

Ahora, es un sí o sí estar en las redes. Cuidado, tampoco es necesario estar en todas y solo estar cuándo te has quedado sin empleo no es lo más recomendable.

Twitter es una excelente herramienta de comunicación para usuarios y marcas y ofrece a los profesionales de RRHH, a los reclutadores información valiosa sobre posibles candidatos.

“Cuando hablamos de buscar empleo, LinkedIn sigue siendo la red social en la que más confían los españoles, como ha señalado el 87,5%. Para el 29,5%, en cambio, Twitter es más apropiada, y para el 27,7%, Facebook”. Informe Global Adecco: Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0 (II) 

Este artículo puede interesarte si estás buscando empleo, si tienes en mente cambiar de trabajo o conocer que se cuece en tu sector, en definitiva, si quieres sacarle partido y darle un uso más profesional a tu cuenta de Twitter. Twitter puede ser tu red aliada para transmitir y dar visibilidad a tu marca personal, facilitarte contactos y conexiones, establecer vínculos y aprender muchísimo.

Si crees que no vas a poder dedicarle tiempo, si crees que no vas a ser capaz de entender como funciona, si vas a dejar que tu foto de perfil sea un huevo, para un momento y valora abrir una cuenta. Eso no sería estar en la red. Estar lo estarás pero  ¿de qué manera?

Tu perfil de Twitter

  • Tu nombre, debe ser el real, claro y completo para dar más transparencia y credibilidad. Pasa a menudo que no eres el único con tu nombre, en ese caso haz lo posible para que coincida al máximo. En cuanto a tu nombre de usuario (precedido por la arroba @tunombre), lo mismo, claro, que se pueda recordar y si no es posible tu nombre entero haz que coincida al máximo.
  • La foto de perfil con tu rostro, que se te reconozca y no olvides tu sonrisa. Como dice en la bio Paula Fernández Ochoa (@paulafdezochoa): La sonrisa no quita profesionalidad”, acertadísimo. Ten en cuenta las medidas, para el perfil son 400 x 400 px.
  • Tu bio: Tu biografía es la información concisa en 160 caracteres que resume quién eres, define tus competencias laborales y/o logros profesionales. Es como un mini currículum, pero es recomendable equilibrar el contenido sobre tus conocimientos y habilidades profesionales con tu información personal. Trabájala, reléela, haz las modificaciones necesarias hasta que des con aquella que refleje tu personalidad y refleje aquello que quieres conseguir.
  • Puedes optimizar tu bio con palabras clave precedidas por la #, hashtags, sobre tu profesión, tu sector o tus intereses profesionales, usándolas con moderación. Puedes mencionar la cuenta de Twitter en la que colaboras y anotar de que van a tratar tus tuits. Necesario, que sea una “bio humana” ¿Con qué disfrutas? ¿Cuál es tu hobby? y algunas recomendaciones más: olvídate de “experto en…” o “gurú”, olvídate de abreviar, de pedir que te sigan, olvídate de las mayúsculas que parecen gritos. Apuesta por una biografía sencilla, clara, concreta y si es posible creativa.
  • Justo debajo de la bio en el perfil se incluye la localización. Puede que te interese añadir el lugar donde vives para que tu perfil sea más concreto.
  • En la sección de enlace incluye la url —mejor no utilices acortadores— de tu blog, de tu cuenta en LinkedIn o de about.me.
  • La cabecera es recomendable que complemente a tu bio. Las medidas son 1500 x 500 px. (máx. 3MB). Inserta una imagen de tu blog o si eres creativa/o créala, por ejemplo, en canva.com.

Una cuenta de Twitter aparece en los resultados de búsqueda de Google. En breve Google mostrará también tuits en los resultados, en EEUU ya funciona.

Y hasta aquí un perfil de Twitter básico profesional. Ahora toca llevarlo a la práctica. Si tienes alguna idea más o quieres compartir tu opinión estaré agradecida si me dejas tu comentario.